Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de uso y de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Revisa la configuración aquí o cierra este mensaje.

Mantener una piel sana e hidratada, además de mejorar nuestro aspecto, nos hace sentir mejor. Y la manera en la que nos cuidamos por dentro también se ve por fuera. Seguir una dieta equilibrada, variada y adecuada; practicar alguna actividad física y beber mucha agua son algunas de las sencillas claves para conseguirlo, mientras que los cosméticos nos ayudan a mantener la piel cuidada y protegida.

  • ¿Cómo funcionan los productos hidratantes?

    El funcionamiento de la piel

    Nuestra piel está compuesta por tres capas diferentes: la exterior, llamada epidermis; la segunda capa, llamada dermis, y finalmente la capa grasa subcutánea. Normalmente el 15% de la epidermis es agua. Cuando la humedad contenida en esta capa baja del 10% es cuando nos sentimos ásperos y secos. Si la dejamos secarse más, la piel reducirá su flexibilidad y se agrietará.

    Por otro lado, los espacios entre las células de la epidermis están llenos de una mezcla de componentes conocida como ‘factor natural de hidratación’. Este es muy importante, pues regula la pérdida de agua de la capa superior y previene que la humedad se evapore de las capas más profundas. Algunas veces, cuando usamos jabones muy fuertes o estamos expuestos a disolventes, eliminamos esta mezcla y con ella la capacidad de la piel de retener humedad provocando incluso grietas.

    Las células de la piel, además, se renuevan constantemente. Las encargadas de eliminar las células muertas son unas enzimas naturales que necesitan estar hidratadas para funcionar correctamente.

    Absorción

    La función principal de la piel es actuar a modo de barrera contra agentes externos. Por este motivo, las compañías cosméticas tienen que trabajar muy duro en desarrollar nuevas fórmulas que puedan ser absorbidas por la piel y así conseguir los beneficios.

    ¿Qué son los cosméticos hidratantes y cómo funcionan?

    Los tónicos, cremas y lociones hidratantes son emulsiones de agua en aceite que contienen sustancias humectantes que ayudan a conservar el agua de la piel. Atraen las partículas del agua evitando que la piel se reseque. En el caso de las pieles secas, las células de la piel 'mudan' demasiado rápido. Aplicar productos hidratantes a menudo aumenta el contenido en agua y normaliza la rotación celular, lo cual soluciona el problema.

    ¿Cómo contribuyen los hidratantes a que nuestra piel luzca mejor?

    Las cremas hidratantes tienen un índice de refracción muy cercano al de la piel y por ello transmiten luz en vez de reflejarla. Cuanto más hidratada está la piel, más translúcida se vuelve la capa externa y permite la llegada de la luz a las capas más profundas mejorando su tono.

    Antiedad

    No podemos viajar atrás en el tiempo, pero sí podemos minimizar el impacto del envejecimiento. Según vamos aprendiendo sobre el proceso de deterioramiento celular, mejora la formulación aplicada a los productos diseñados para reducir sus consecuencias.

    Actualmente, las lociones hidratantes y bases de maquillaje ya contienen protección solar, lo que ayuda a prevenir el daño de los rayos ultravioletas y, por lo tanto, también evita el envejecimiento de la piel. Además se ha progresado mucho en el área de los radicales libres y los antioxidantes, aspectos esenciales de la lucha contra los efectos del paso del tiempo.

  • Productos de limpieza de la piel

    Una parte esencial de nuestra higiene diaria es la ducha. Así nos mantenemos aseados, limpios y con una buena apariencia (además de protegernos de infecciones y enfermedades). Hoy en día existe una amplia selección de productos destinados a la limpieza de la piel.

    ¿Cómo funcionan los productos de higiene y cuidado personal?

    Los ingredientes básicos de una barra de jabón o de un gel líquido son los surfactantes o detergentes que permiten que el agua humedezca la superficie de la piel de manera eficiente, rodear las partículas de suciedad y eliminarlas con el frotado.

    Esta acción de ‘agarrar’ partículas sólidas y grasas en suspensión para que puedan ser eliminadas con el frotado se denomina ‘acción emulsionante’. Agitar la solución acuosa, por ejemplo, frotando las manos durante el lavado, ayuda al proceso de eliminación de la suciedad.

    Y para aumentar los beneficios del jabón, se le pueden añadir otros ingredientes: fragancias, humectantes y antibacterianos o antimicrobianos, por ejemplo.

    ¿Es seguro usar productos jabonosos?

    Sí. La seguridad es la prioridad número uno de la industria cosmética. Todos los productos cosméticos están sujetos a rigurosos exámenes de seguridad antes de ponerse a la venta. El pH natural de la piel (el balance entre los ácidos y los alcalinos) es de 5.5. El jabón tradicional es extremadamente alcalino (pH 8-10) y un uso excesivo puede causar irritación y sequedad, dado que elimina la capa de aceites protectores de la piel. Este efecto puede evitarse hidratando la piel tras el uso de jabón.

    ¿Cómo prevenir enfermedades infecciosas?

    Las autoridades sanitarias defienden la importancia de la higiene personal como medida fundamental para evitar la difusión de enfermedades infecciosas y, sobre todo, hacen hincapié en la necesidad de tener unos buenos hábitos respiratorios (mediante el uso de pañuelos) y una correcta higiene de manos.

    En ocasiones el agua y el jabón no están disponibles con tanta facilidad por lo que el Foro Internacional de Científicos recomiendan el uso de geles y líquidos basados en alcohol. Para encontrarlos se debe buscar tanto en las estanterías donde se encuentran los jabones tradicionales, como en el área de productos de bebé o de los limpiadores cerca de la sección de farmacia.

  • Productos autobronceadores

    Es necesario recalcar que es muy importante aplicarse protección solar además del autobronceador antes de exponerse al sol, siempre y cuando este no tenga protección UV (si así fuera, estaría indicado con un número de SPF y el logo UVA) ya que, aplicarse autobronceadores no significa que la piel esté protegida del sol.

    ¿Cómo funcionan los productos bronceadores?

    Son conocidos como 'bronceadores sin sol' y la mayoría contienen un ingrediente activo llamado dihidroxiacetona (DHA). Este reacciona químicamente con los aminoácidos de la piel provocando una reacción parecida al bronceado. La pigmentación conseguida no es permanente y no requiere exposición alguna a los rayos ultravioletas.
    Otros autobronceadores contienen eritrulosa como ingrediente activo. Funciona igual que la dihidroxiacetona pero la pigmentación de la piel se desarrolla más lentamente. Algunos productos combinan ambos ingredientes activos para aumentar la duración del efecto, que pueden mantenerse hasta 10 días dependiendo de la persona y el producto.

    ¿Por qué se usan autobronceadores?

    Los bronceadores sin sol son la alternativa segura y no dañina de conseguir un bonito moreno sin ningún tipo de exposición a los rayos ultravioleta, la radicación dañina causante de cáncer de piel.

    La mayoría contienen ingredientes hidratantes que mantienen la piel sana y flexible, por lo que no causan quemaduras ni envejecimiento de la piel. Sin embargo, no todos contienen filtros para los rayos UV, por lo que no protegen contra el sol. Si el autobronceador contiene protector solar, aparecerá reflejado en la etiqueta un número correspondiente al factor de protección solar además de la protección UV.

    ¿Es seguro usar productos autobronceadores durante el embarazo y la lactancia?

    Sí. No existe prueba alguna de que la leche materna se vea afectada.

    ¿Cuáles son las últimas innovaciones en este terreno?

    La principal novedad son, por un lado, cremas hidratantes que incorporan autobronceador, mediante la inclusión de sus mismos ingredientes. Sin embargo se diluyen en agentes hidratantes, por lo que el producto debe aplicarse de forma frecuente para conseguir el bronceado deseado. Y, por otro, cremas solares con autobronceador que protegen la piel de las radiaciones ultravioletas al mismo tiempo que ayudan a cambiar su tono de manera artificial.

 

Sala de Prensa