Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de uso y de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Revisa la configuración aquí o cierra este mensaje.

El perfume es un mundo fascinante, con elementos altamente emocionales y difíciles de explicar. Mezcla arte, ciencia y creación y, posiblemente, refleja nuestra más profunda vertiente animal, junto a la mayor sofisticación como seres humanos.

  • ¿Cómo se hace un perfume?

    De los 170 perfumes que se lanzan anualmente, al cabo de unos años solo perviven unos pocos, esos que llegamos a considerar los grandes clásicos. ¿Por qué? Por el continuo cambio en nuestras necesidades, gustos y percepciones, dinamismo al que el mundo del perfume está acostumbrado.
    La creación de un perfume (o la fragancia de un producto cosmético) corresponde a una persona con el sentido del olfato muy sensible y entrenado a la que se denomina ‘nariz’.
    Es la encargada de mezclar olores y transformarlos. Conoce los más de 5.000 componentes disponibles para crear un perfume. Tiene acceso a información sobre tendencias, gustos, nuevos hábitos y formas de uso. Y busca nuevas fuentes de inspiración, ya sea una flor poco común, una fruta recién recogida o una especia exótica.
    Algunos ingredientes proceden directamente de la naturaleza como, por ejemplo, la cáscara del limón o los pétalos de flor. Otros, en cambio, se crean de manera científica en laboratorios altamente desarrollados —combinando así la inspiración de la naturaleza como fuente con la tecnología que hoy la ciencia nos ofrece.
    En la elaboración de un perfume el componente humano, la experiencia, la inspiración artística y la innovación resultan fundamentales.
  • El perfume y tu piel

    El olor es parte de nuestra comunicación con los demás. Un buen perfume, fresco o intenso, dulce o picante —según tus gustos y tu estado emocional—, te acompaña y es una de tus señas de identidad más reconocibles.

    Los perfumes tienen un olor diferente según el ‘perfil de olor corporal’ de cada persona. Este perfil viene determinado por nuestra genética y permite que sea fácil diferenciarnos a través del olor. El hecho de que un perfume huela de manera muy diferente según la persona, depende de los cambios hormonales y de la edad.

    En cuanto a la duración de un perfume, depende, entre otros factores, del tipo de piel.
  • Usos de las fragancias

    Las fragancias son un factor clave en el desarrollo de un producto cosmético porque componen una parte importante de su identidad. La incorporación de una fragancia implica tener en cuenta su compatibilidad con el resto de ingredientes, facilidad en la agregación, duración y buen desempeño de sus características. Para el sector de la perfumería y la cosmética, el manejo de la concentración, la disolución y la incorporación de las fragancias constituye un reto continuo.
  • Las fragancias y la seguridad

    En Europa, todos los productos cosméticos, incluidas las fragancias, están sometidos a una estricta regulación que garantiza su seguridad. Todos los ingredientes autorizados para su uso en productos cosméticos han de tener un dossier de seguridad aprobado por el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Unión Europea (SCCS, por sus siglas en inglés), compuesto por expertos y toxicólogos que velan por la seguridad de los consumidores.
  • ¿Pueden las fragancias causar alergias?

    Ser alérgico a algún ingrediente de una fragancia es poco común, pero puede suceder. La clave está en leer atentamente las etiquetas de los cosméticos, sobre todo si se han tenido reacciones alérgicas a algún producto con anterioridad. Y acudir a un especialista para determinar si se trata de una alergia real o una irritación común, en el caso de una reacción adversa.

    De acuerdo con la legislación de cosméticos única y obligatoria para toda la UE, todos los ingredientes en cosmética están estrictamente regulados. Así, los perfumes incluyen en su etiquetado el listado de ingredientes de forma que una persona, que ya esté diagnosticada de una alergia determinada, pueda saber si puede usar el producto con total tranquilidad.

    En el caso de que algún ingrediente pueda provocar una reacción, se tiene que señalar de manera más clara en la etiqueta del producto. A día de hoy, hay identificado un grupo de 26 fragancias que pueden causar alergias y cuya presencia en productos cosméticos debe darse a conocer.

 

Sala de Prensa