Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de uso y de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Revisa la configuración aquí o cierra este mensaje.

Champús Reparadores

Ante el reciente estudio sobre la efectividad de los champús reparadores, elaborado por la OCU y enmarcado en la campaña #Nocuela, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) quiere comunicar los siguientes puntos:

 

Stanpa reafirma que los champús reparadores, cuando se utilizan de manera continuada, son eficaces ofreciendo los resultados asegurados: lo confirman pruebas científicas realizadas que permiten medir la fibra capilar tanto a nivel externo como interno. El poder reparador de un champú es acumulativo con cada lavado, de modo que debe evaluarse tras su uso continuado para permitir la reparación de la queratina del cabello.

 

Para medir su eficacia se realizan a menudo pruebas científicas basadas tanto en los resultados objetivos obtenidos con metodologías instrumentales como en los resultados de los ensayos con consumidores y/o profesionales durante el test de uso. La combinación de dichas variables y técnicas ayuda a controlar y a asegurar la fiabilidad de estos productos.

 

Los productos cosméticos están obligados a cumplir con unos controles de seguridad vigentes y regulados por las respectivas entidades controladoras antes de salir al mercado. En este sector, la elaboración de estudios científicos es continua, la investigación es evolutiva y la aplicación de nuevos métodos, herramientas y procesos de innovación es constante. Estudios realizados acreditan que, a pesar de que el cabello es una estructura muerta, sigue siendo una estructura químicamente evolutiva y reactiva, tanto en la superficie como en el córtex. La clave está en la gran afinidad que el córtex tiene por el agua.

 

Al mojarlo el cabello puede absorber el 45% de su propio peso en agua de modo similar a una esponja. El cabello se hincha aumentando su diámetro y longitud, haciendo que las escamas de la cutícula se abran facilitando la penetración de moléculas con actividad reestructurante en el interior del córtex.

 

Stanpa califica el estudio de científicamente inválido y considera que genera una desconfianza injustificada en el consumidor ya que la OCU ha medido únicamente la reparación a nivel externo con una simple prueba de percepción con consumidores y profesionales, sin utilizar métodos instrumentales específicos que permiten medir la reparación tanto del exterior como del interior del cabello.

OCU solo ha evaluado de forma instrumental la eficacia de lavado, a través de un ensayo en laboratorio donde se analizan mechones de pelo ensuciados previamente con grasa artificial, que como ya hemos dicho, no es el método adecuado para medir de manera específica el poder reparador de un champú.

 

Posicionamiento OCU:

 

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) desmiente que los champús que se anuncian como reparadores «regeneren» el cabello y advierte de que, a pesar de que en la etiqueta así lo indiquen, «ningún champú puede reparar el pelo dañado».

 

El cabello humano es una fibra «sin vida, que no tiene capacidad de reparación, ni de forma propia ni a través de un champú», por lo que critica el uso de alegaciones como «repara», «reparador», «regenera» o «reconstruye».

 

A su entender, «no deberían utilizarse, ya que son imposibles de cumplir y crean falsas expectativas en el usuario».

 
@stanpa_es

Sala de Prensa