Cerrar

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de uso y de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Revisa la configuración aquí o cierra este mensaje.

 

La cosmética: uno de los sectores con más garantías de seguridad


Un reciente artículo de la revista OCU bajo el título "Cosméticos arriesgados" arroja dudas sobre la seguridad de algunos ingredientes cosméticos, acusando a algunos de ellos de supuestos riesgos potenciales y, lo más preocupante, desaconsejando su uso en embarazadas y niños menores de tres años.

Desde Stanpa queremos tranquilizaros y dejar claro que el artículo cuestiona 14 ingredientes que están totalmente permitidos por la Comisión Europea. Según el Reglamento europeo de productos cosméticos, estas 14 sustancias están permitidas tanto en productos que se aclaran como que no se aclaran. Con la salvedad de la Metilisotiazolinona, cuyo uso en cosméticos únicamente está permitido en productos que se retiran con el agua.

Es importante recordar que los ingredientes utilizados en cosméticos se someten a evaluaciones de riesgo exhaustivas realizadas por expertos debidamente cualificados para garantizar que el uso de los productos es seguro.

El propio artículo comenta que algunos ingredientes tienen mala fama pero que no se han demostrado sus efectos negativos o que las concentraciones en las que se utilizan en cosméticos son seguras, pese a ello, se les acusa de no ser convenientes para según que públicos.

 

Seguridad garantizada

Desde Stanpa queremos confirmar la seguridad de todos los productos cosméticos comercializados en España y en la Unión Europea.

Todos los ingredientes cosméticos son analizados por el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Unión Europea (SCCS), entidad encargada de aconsejar de forma independiente a las autoridades sobre los exámenes y la seguridad individual de cada ingrediente.

La legislación europea que rige la cosmética es de las más estrictas del mundo y los fabricantes garantizan su cumplimiento, vigilando no solo el uso de productos seguros, sino también observando sus concentraciones, aplicaciones y limitaciones, incluso previendo la ingesta accidental de algno de ellos como es el caso de los pintalabios o las pastas dentífricas.

Entre los igredientes que le generan dudas a la OCU se vuelve a mencionar a los parabenos. Los parabenos se utilizan como conservantes en cosméticos.

Tras examinar la información científica más actualizada, el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Unión Europea (SCCS) confirmó que las moléculas más pequeñas de parabenos (metil-etil-propil y butilparabeno), son conservantes seguros. Todo producto cosmético debidamente etiquetado ha pasado por los pertinentes controlessanitarios, así que sin ninguna duda sea cual sea el conservante que contenga, éste será seguro.

No hay evidencia científicade que ningún cosmético que contenga parabenos represente un riesgo para la salud. Precisamente, los parabenos que se utilizan en cosmética han demostrado ser de los conservantes más seguros y eficaces en cosmética. Se emplean para impedir eficazmente el crecimiento de microorganismos, evitando el deterioro del producto y prolongando su vida comecial, así como protegiendo la salud del consumidor.

Aunque los parabenos son una amplia familia de compuestos, cada uno de ellos ha sido analizado individualmente, así que insinuar que todos los parabenos, en términos generales, son inseguros no es serio. Por su parte, el uso general de productos cosméticos que contienen parabenos es seguro en niños de cualquier grupo de edad.

La dosis y la aplicación importan

 

En el sector de la perfumería y cosmética solo se pueden utilizar ingredientes que se ha demostrado que son seguros.

La dosis y la aplicación importan, cualquier sustancia en general que puede entrañar un riesgo si se usa de manera inapropiada. No es lo mismo ingerir una sustancia que aplicarla tópicamente como ocurre con tus cosméticos que por definición se absorben en la piel nunca van a pasar al torrente sanguíneo. Por ello es engañoso utilizar ejemplos como los del reciente artículo de la OCU que afirma que cualquier uso de una misma sustancia no es adecuado. Los ingredientes utilizados en cosméticos se someten a evaluaciones de seguridad exhaustivas realizadas por expertos debidamente cualificados para garantizar que el uso de los productos es seguro.

Es el caso del triclosán, también mencionado en el artículo, que es un conservante seguro, eficaz y ampliamente utilizado desde hace más de 35 años en una variedad de productos de consumo, incluyendo textiles, plásticos, pinturas, etc. En cosmética, este ingrediente se emplea en jabones líquidos para manos, geles de ducha, desodorantes, pastas de dientes y enjuagues bucales. Funciona ayudando a reducir el riesgo de infecciones, a controlar el olor corporal y a mantener los dientes y las encías en buen estado de salud.

En 2014, tras varias evaluaciones favorables al SCCS, la Comisión Europea confirmó que el triclosán es un ingrediente seguro y permitido en las condiciones descritas para su uso como conservante cosmético.

Cosméticos seguros y beneficiosos para embarazadas y niños

 

A muchas madres les preocupa el efecto que los cosméticos pueden tener durante el embarazo y periodo de lactancia. Sin embargo, hasta la fecha, todos los estudios científicos sobre el tema han concluido que no hay pruebas que indiquen que los cosméticos les afecten en modo alguno.

Los productos cosméticos están regulado spor etrictas leyes de seguridad que incluyen una evaluación de seguridad para cada producto. La evaluación de seguridad debe tener en cuenta todas las diferentes situaciones y condiciones en las que es probable que se usen los productos, incluido su uso por mujeres durante el embarazo. or lo tanto, las mujeres embarazadas pueden usar cualquier producto cosmético de forma segura.

Hay que recordar que la piel se vuelve más sensible durante el embarazo y requiere un cuidado especial. En particular, la hidratación de zonas delicadas juega un importante papel. Además, se deben tomar ciertas precauciones para prevenir problemas como estrías o manchas, para lo que hay múltiples fórmulas en el mercado que garantizan este cuidado.

En el caso de la piel de niños y bebés, ésta tiene características distintas de la del adulto y debe cuidarse de un modo especial, empleando productos diseñados específicamente para la piel infantil -ya sean de limpieza, hidratación o protección de la piel- siendo productos suaves y eficaces. Toallitas, lociones, aceites hidratantes, polvos, champús, jabones y geles de baño para los más pequeños son cuidadosamente formulados, desarrollados y testados.

Por este motivo, los fabricantes de cosméticos siempre tienen en cuenta las diferencias entre la piel de un niño y la piel de un adulto a la hora de formular y evaluar cosméticos específicos. Utilizan limpiadores más suaves, niveles de fragancia más bajos y controlan con especial atención el pH para asegurarse de la compatibilidad con su piel.

Si por ley, todos los productos cosméticos están obligados a pasar un examen de seguridad, en el caso de productos destinados a niños menores de tres años, requieren todavía más pruebas. Por lo tanto es completamente seguro utilizar productos cosméticos específicos para niños ya que están desarrollados especialmente para su cuidado.

La cosmética natural también debe cumplir la ley

 

Respecto a la cosmética natural, que se plantea en el artículo como alternativa, desde Stanpa recordamos que la cosmética natural también debe regirse por los controles de la Unión Europea, y la evaluación de seguridad de los productos cosméticos naturales y orgánicos debe ser igual que para cualquier otro cosmético, por lo que es recomendable el confirmar que los productos cumplen con esa normativa.

Desde Stanpa, que ostenta la secretaría del comité técnico de cosméticos y aceites esenciales de AENOR y ha liderado el grupo mundial de productos naturales de productos naturales de ISO en el que participan expertos de más de 30 países en los cinco continentes, tomamos la iniciativa de desarrollar una norma internacional para dar claridad al respecto y homogeneizar los cosméticos de este tipo. La norma completa, publicada recientemente fomentará el uso y cultikvo de ingredientes naturales y orgánicos, dará transparencia y homogeneidad en el mercado y otorgará a los fabricantes de productos cosméticos una base científica para el cálculo de los contenidos naturales y/o órgánicos de sus productos y para soportar las alegaciones de los mismos.

 


Como representante institucional del sector, Stanpa se pone a disposición de los medios de comunicación como fuente de información ante cualquier cuestión suscitadapor este artículo u otra información del sector. 

 

Sala de Prensa