Agencia Española del medicamento y la Cosmetovigilancia

Agencia Española del medicamento (AEMPS)

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), como agencia estatal adscrita al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, es responsable de garantizar a la sociedad, desde la perspectiva de servicio público, la calidad, seguridad, eficacia y correcta información de los medicamentos y productos sanitarios, así como los cosméticos, desde su investigación hasta su utilización, en interés de la protección y promoción de la salud de las personas, de la sanidad animal y el medio ambiente.

En España, la autoridad sanitaria de referencia en materia cosméticos es La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

En el año 2018, se recibieron un total de 88 notificaciones de efectos no deseados tanto de profesionales de la Sanidad como de consumidores y empresas, de los cuales 56 pertenecen a cosméticos, poniendo una vez más de manifiesto la elevada seguridad del sector.

Cosmetovigilancia

El sistema español de vigilancia de efectos no deseados de productos cosméticos y de cuidado personal, Sistema Español de Cosmetovigilancia es el sistema a través del cual se recogen, registran, validan y evalúan las notificaciones de efectos no deseados realizadas tanto por medio de organismos oficiales, como por profesionales de la Sanidad y consumidores, tomándose en el caso que sea necesario las medidas oportunas con el objeto ve velar por la salud pública.

Decálogo de buenas prácticas para el buen uso de los productos cosméticos

Utilizamos entre 6 y 8 productos cosméticos a diario, pero… ¿los utilizamos bien?
A continuación se describen las recomendaciones para que conozcas la importancia de usar los productos cosméticos de manera adecuada, para evitar malos usos y prácticas.

  1. Lee el etiquetado, sigue el modo de empleo y presta atención a todas las advertencias y precauciones.
  2. No utilices el producto para un fin distinto al previsto por el fabricante.
  3. Respeta la fecha de duración mínima o plazo después de la apertura, indicando en meses o años en el símbolo que muestra un bote con una tapa levantada.
  4. Conserva los productos adecuadamente, mantén los recipientes limpios y bien cerrados, evitando la exposición a temperaturas extremas o luz solar directa.
  5. Lávate las manos antes de utilizar el producto.
  6. No compartas productos que puedan estar en contacto con fluidos o mucosas, como los lápices labiales o de ojos.
  7. No mezcles productos distintos ni agregues ninguna sustancia adicional a no ser que lo indique el fabricante.
  8. Evita el trasbase de productos no destinados por su fabricante para tal fin.
  9. En el caso de dispensadores comunitarios no reutilizables, deséchalos tras haber consumido su contenido.
  10. Tira los productos que presenten alteraciones en su color, olor o consistencia.

«Decálogo de buenas prácticas para el buen uso de los productos cosméticos» editado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS)