¿Sin tóxicos?El dossier de la seguridad de un cosmético

Los productos cosméticos nos aportan bienestar y los utilizamos para cuidarnos. De ahí que su seguridad sea la máxima prioridad.


“Los productos cosméticos que se comercialicen serán seguros para la salud humana cuando se utilicen en las condiciones normales o razonablemente previsibles de uso (...)”, tal y como recoge el Reglamento de cosméticos en su artículo 3.

Cada nuevo cosmético ha de pasar por un examen completo de seguridad antes de llegar al mercado, que abarca sus ingredientes, el producto final y el uso del mismo. Toda la información sobre la fórmula está recogida en una base de datos única europea, a la que tienen acceso las autoridades nacionales de control y los centros de toxicología. De este modo se garantiza la seguridad del consumidor y la transparencia de la información.

¿Cómo se garantiza la seguridad de los cosméticos?

La evaluación de seguridad de un cosmético solo lo pueden llevar a cabo profesionales cualificados que cuenten con la experiencia necesaria y utilizando métodos rigurosos. Además, la Comisión Europea cuenta con un comité independiente de expertos, el Comité Científico de Seguridad de los Consumidores de la Unión Europea (SCCS, por sus siglas en inglés) que es el encargado de evaluar la seguridad de los ingredientes y establece los requisitos para su utilización, revisándolos periódicamente. Este proceso puede ser revisado en cualquier momento por las autoridades competentes, lo que obliga a la industria cosmética a no bajar la guardia en ningún momento.

¿Qué ingredientes se pueden utilizar en nuestros cosméticos?

El Reglamento de Cosméticos 1223/2009 cuenta con 5 anexos que regulan más de 2.000 ingredientes para productos cosméticos, todos ellos previamente revisados por el SCCS.

Sin Tóxicos Animales Dossier

Ensayos alternativos al animal testing

La Unión Europea eliminó la experimentación animal en productos cosméticos en 2013. Esta prohibición no se ha implantado de la noche a la mañana, sino que ha tenido lugar de una manera progresiva, y, se recoge en el artículo 18 del Reglamento (CE) 1223/2009 sobre cosméticos (en adelante Reglamento).

La experimentación con animales en Europa está prohibida desde el 11 de septiembre de 2004 para los productos cosméticos y desde el 11 de marzo de 2009 para los ingredientes cosméticos. En marzo de 2009 también quedaba prohibida la comercialización de productos cosméticos que contengan ingredientes experimentados en animales en los países de la Unión Europea.

En lo que se refiere a las consecuencias más complejas para la salud humana (toxicidad por administración repetida, incluidas la sensibilización cutánea y la carcinogenicidad, así como la toxicidad para la función reproductora y toxicocinética) la fecha de la prohibición de comercialización se amplió al 11 de marzo de 2013.

En los últimos años se han conseguido considerables avances en la búsqueda de métodos alternativos en animales. A pesar de ello, todavía no es posible reemplazar completamente las pruebas con animales por otros métodos.

Por ejemplo, existen modelos de piel humana reconstruida para ensayar si un ingrediente puede causar irritación de la piel. Sin embargo, para los efectos complejos en la salud que afectan a todo el organismo humano, la situación es mucho más complicada.