La protección solar

Por su amplio conocimiento del tema, España se sitúa a la cabeza en materia de protección solar a nivel mundial. Junto a científicos, dermatólogos, farmacéuticos y otros profesionales, la industria cosmética trabaja constantemente en la búsqueda de productos cada vez más seguros y eficaces.
El sol es muy beneficioso para la salud porque nos ayuda a sintetizar la vitamina D que necesitamos para fortalecer nuestros huesos, mejorar nuestro humor y ayudarnos a recobrar vitalidad. Sin embargo, sin una correcta protección, sus efectos pueden ser muy peligrosos.

Los efectos negativos de la exposición solar provienen principalmente de los rayos ultravioleta (UV): UVA y UVB y de los infrarrojos (IR). La piel dispone de mecanismos naturales para protegernos de ellos, como la formación de melanina, la sustancia responsable del tono tostado que adquirimos cuando tomamos el sol, pero aun así, no es suficiente.

A corto plazo y a nivel superficial estas radiaciones pueden provocar quemaduras. Y a largo plazo pueden alcanzar la capa más profunda de la piel y causar daños graves, como el fotoenvejecimiento y la alteración de las defensas de la piel llegando a provocar distintos tipos de cáncer.

EFE Fórum Salud "Protección solar, un asunto de salud pública"

Queremos sensibilizar a los consumidores y dar visibilidad a las consecuencias negativas de no realizar un cuidado completo de la piel antes, durante y después de la exposición al sol.

Icono decorativo ¿Qué significa el SPF?

Icono decorativo

Es el Factor de Protección Solar frente a las quemaduras provocadas por los rayos ultravioleta emitidos por el sol. A mayor factor de protección (SPF alto), más protegida está tu piel de estar expuesta a la radiación solar sin quemarse. Nunca un protector te puede asegurar protección solar completa por lo que, además, hay que usar sombreros, gafas adecuadas y, muy importante, buscar la sombra cuando el sol sea fuerte.


Icono decorativo Aplicación correcta del protector solar

Icono decorativo

Lo más importante del protector solar es que no se nos olvide que, dentro del envase, no protege. Compra el protector y después, ¡úsalo! Y no olvides que debes aplicártelo bien. Como lo más difícil antes era la aplicación correcta, en los últimos años los fabricantes han investigado muchísimo en nuevas formas de aplicación más ligeras y fáciles de usar. Lo mejor es ponérselo 30 minutos antes y siempre en cantidad generosa, imagina una cucharada de producto en cada zona que te quieras proteger y, súper importante, ¡volverlo a aplicar cada 2 horas, sobre todo a los niños! Y muy especialmente tras el baño. El sudor, bañarnos en el mar o la piscina, el contacto con la toalla y la arena o hacer deporte hacen que vayamos perdiendo producto, por lo que es importante reaplicar el fotoprotector para mantener la protección solar en condiciones óptimas.


Icono decorativo ¿Cómo sé si debo utilizar un SPF alto o bajo?

Icono decorativo

La utilización de un producto de mayor o menor SPF varía en función del fototipo de cada persona. Conocer nuestra piel y saber a qué grupo pertenece es importante para protegerla. Para clasificarla se analizan dos aspectos fundamentales: el color que tiene en invierno y el que adquiere en verano. Cada tipo de piel requiere unos cuidados y una protección especiales. Y para saber cuál es el nuestro, lo más recomendable es consultar a un especialista.

Normalmente, las pieles más claras necesitan mayor protección, pero también las pieles morenas deben protegerse. Por eso, una persona puede utilizar un SPF 20 sin quemarse y otra necesitar un SPF 50+. Si no sabes qué producto es más adecuado para cada ti, o tienes alguna condición especial, se recomienda consultar con un experto, dermatólogo o farmacéutico. Incluso si eres muy moreno, o si ya estás moreno por el sol, debes seguir usando protección.