Falsificaciones de perfumes y cosméticos

Los riesgos para la salud de las falsificaciones

  • Al utilizar un perfume o un cosmético falso aumentan los riesgos para la salud y desaparecen las garantías. Al comprar falsificaciones, se está renunciando a todos los derechos como consumidor. El producto carece de garantía en caso de defecto o no conformidad del mismo, dejando al consumidor indefenso ante cualquier incidencia.
  • Los perfumes y cosméticos que se comercializan ilegalmente carecen de los controles sanitarios y de seguridad, no son probados en laboratorio y no pasan una batería toxicológica antes de ser puestos en el mercado, como sí lo hacen los productos auténticos, pudiendo incluir ciertos ingredientes no autorizados para su uso en cosmética que pueden desencadenar en dermatitis irritativas, alérgicas o reacciones acneiformes.
  • Los ingredientes de los perfumes y cosméticos falsificados han producido intoxicaciones por inhalación, irritación ocular, dermatitis, reacciones alérgicas severas, manchas en la piel, fototoxicidad e, incluso, pueden provocar problemas más graves para la salud a largo plazo.

En el caso de los perfumes falsificados contienen en su mayoría agua, hasta un 50%, y etanol industrial o de baja pureza como disolvente. En algunos aparece dietilenglicol, sustancia tóxica cuyo uso está prohibido en cosméticos -excepto en el caso de trazas- y también se detecta la posible presencia de otras sustancias prohibidas. Una pequeña presencia de algunos componentes aromáticos básicos como el geraniol o el citrol enmascaran la fórmula para engañar al consumidor. Los productos falsificados no tienen filtros UV, lo que puede dar lugar a fotodegradación y generar sustancias de riesgo para la salud.

Los perfumes falsificados tienen una composición muy distinta e incluyen disolventes industriales, componentes tóxicos o prohibidos, algo grave en un producto que está durante horas en contacto con nuestra piel.

Consejos para el consumidor

La concienciación y colaboración de los consumidores es fundamental para luchar contra las falsificaciones de perfumes y cosméticos.

En este sentido, queremos ayudar a los consumidores a distinguir este tipo de productos que pueden suponer un riesgo para su salud y una pérdida de sus derechos.

Existen ciertos detalles que el consumidor puede buscar para detectar si el perfume es falso o auténtico. Estos son algunos de los consejos:

  • Espuma en el perfume: Si se agita un perfume falso suele producir una espuma que permanece durante algún tiempo. Los perfumes originales apenas generan espuma y ésta desaparece rápidamente.
  • Cánula: Es el pequeño tubo que permite sacar el perfume de su envase, suele ser más largo o excesivamente dilatado en las falsificaciones.
  • Frasco: En las falsificaciones se pueden observar las juntas en el cristal o envase del perfume.
  • Plástico de embalaje: El pliegue es más irregular y no está perfectamente tenso en las falsificaciones. Si lo friccionamos suele sonar.
  • Cartonaje: Muchas falsificaciones tienen un envase de cartón de baja calidad y con imprecisiones en su impresión.
  • Etiquetado: Las referencias, como el listado de ingredientes, el código de barras o número de lote, a veces ni siquiera aparecen o son incompletas.

La forma más fácil para asegurarte de que no estás comprando una falsificación es cerciorándote de que el lugar de venta es legal.

El impacto de las falsificaciones en la economía y el empleo

  • El sector español de la perfumería y la cosmética pierde un 16% de sus ventas anuales por el problema de las falsificaciones, lo que se traduce en pérdidas de casi 1.000 millones € al año. Estas pérdidas sitúan a España como segundo país con mayor impacto de la Unión Europea por las falsificaciones sobre la actividad del sector.
  • El impacto de las falsificaciones afecta igualmente a la destrucción de empleo. El sector de la perfumería y la cosmética pierde cada año 8.000 empleos en España.
  • El negocio de las falsificaciones supone una contribución a la economía sumergida a través del blanqueo de dinero y las redes ilegales, tráfico de armas y drogas, trabajos clandestinos y explotación laboral hasta trata de personas y menores.
  • Los falsificadores aprovechan la viralidad de internet y suplantan la reputación de las marcas, su tráfico e incluso las ventas de las marcas legales. En perfumería y cosmética, el 50% de las falsificaciones se concentran en RRSS.

Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más rápido y personalizado. Al acceder a esta página usted está aceptando el uso de las mismas. Por favor, lea nuestra política sobre cookies para obtener más información sobre su utilidad y la forma de eliminarlas o bloquearlas.