Perfumes, Tecnología e Historia

Perfume

Perfume

Los perfumes siempre han ocupado un lugar privilegiado entre los artículos de belleza de hombres y mujeres para hacer más agradable la vida de quien lo lleva y con quienes se relaciona. La creación de un perfume (o la fragancia de un producto cosmético) corresponde a una persona con el sentido del olfato muy sensible y entrenado a la que se denomina “nariz”. Es la encargada de mezclar olores y transformarlos. Conoce los más de 5.000 componentes disponibles para crear un perfume y busca nuevas fuentes de inspiración, ya sea una flor poco común, una fruta recién recogida o una especia exótica. Algunos ingredientes proceden directamente de la naturaleza como, por ejemplo, la cáscara del limón o los pétalos de flor. Otros, en cambio, se crean de manera científica en laboratorios altamente desarrollados, combinando así la inspiración de la naturaleza como fuente con la tecnología que hoy la ciencia nos ofrece.

Tecnología

La innovación de la perfumería molecular

Ante la pregunta sobre la perfumería molecular vs. los ingredientes naturales, los perfumistas de la Academia del Perfume se muestran unánimes en cuanto a los beneficios que ha supuesto la posibilidad de crear ingredientes de forma científica. Para ellos supone un impulso a la creatividad y sostenibilidad en la perfumería y defienden la convivencia de la naturaleza con el genio del hombre, capaz de crear moléculas. La dicotomía no tiene sentido, ya que el producto natural en sí mismo es una mezcla de moléculas.

Existen aproximadamente mil ingredientes naturales catalogados, mientras que los perfumistas pueden descubrir cada día nuevas moléculas. Sin las moléculas no se podrían hacer muchos de los perfumes y abren un lenguaje mucho más rico de evocación. No hay límite para que ciencia y naturaleza convivan con respeto

 

¿Sabías que la perfumería molecular es una de las grandes innovaciones científicas en el mundo del perfume?

Gracias a ella se pueden recrear aromas y crear otros nuevos, como el de algunas flores silentes, el olor del agua del mar y otros muchos.

Tecnología de vanguardia en la destilación de la lavanda

Brihuega, situada en la provincia de Guadalajara, es punto de encuentro para los expertos del sector de la perfumería, convertido en un maravilloso escenario y espectáculo de color y aroma sin precedentes.

Más de 1.000 hectáreas de cultivo de lavanda colocan a este pequeño municipio alcarreño, situado a tan solo 80 km de Madrid, en el mapa mundial de la producción de esta planta, ya que la lavanda de la Alcarria representa casi el 10% de la producción mundial y, por su alta calidad, es apreciada por los principales compradores mundiales de perfume.

La destilería que destila la lavanda y lavandín de la zona es una de las más avanzadas de Europa, con capacidad para destilar 200 kg de esencia a la hora, y con utilización de la biotecnología y de la energía solar en sus procesos.

Historia

Un mundo sin perfume sería un mundo sin historia. El perfume es en cada época el testigo de una sociedad y nos aporta cierta formación relativa a su tipo concreto de rutas de aprovisionamiento, de comercio, de medicina, de rituales y también de sensualidad.
Los inicios de la perfumería se remontan a la Edad de Piedra, cuando los hombres quemaban maderas aromáticas para complacer con humo a sus divinidades. Pueblos como el egipcio, los mesopotámicos y los griegos convertían en auténticos rituales el hecho mismo de perfumarse.

¿Sabías qué los romanos usaban los pétalos de rosa para aromatizar el cuerpo?

Instauraron el ritual del baño diario en sus termas, donde disfrutaban de las esencias con infusión de pétalos.

El Imperio Romano fue fundamental para la difusión del uso del perfume por los territorios que dominaba, en los que impuso sus costumbres. Más tarde, en el mundo islámico, en las cortes de califas y príncipes, merced al comercio caravanero, se propagan las nuevas esencias por el ámbito mediterráneo, alcanzando la Península Ibérica.

Fue durante la Edad Media cuando los Cruzados trajeron de Oriente materias primas y las primeras técnicas de perfumería. En la época de Louis XV, bautizada como «la corte perfumada», el uso de un perfume se pone de moda. En Colonia, Jean-Antoine Farina lanza la primera agua de Colonia; el comercio del lujo comienza a desarrollarse por doquier y la perfumería se define poco a poco como un verdadero arte. La química de síntesis con sus notas inéditas provoca una revolución olfativa. Ha nacido la perfumería moderna.

Descubre más sobre la historia del perfume aquí

Este sitio utiliza cookies para ofrecerle un servicio más rápido y personalizado. Al acceder a esta página usted está aceptando el uso de las mismas. Por favor, lea nuestra política sobre cookies para obtener más información sobre su utilidad y la forma de eliminarlas o bloquearlas.